Como en todas las categorías, existe también el percentil de agudeza visual para niños de corta edad. Nos basaremos en el percentil normalizado de Inglaterra, el cual es el fruto de años de estudios en niños entre 33 meses y 8 años de edad marcando unas medidas que expresan qué rangos se consideran bajo unos valores normales y cuales se salen de dicho valores.

En el gabinete preparamos a los padres para que puedan practicar con sus hijos previamente qué pruebas vamos a realizar para calcular dicho percentil. De esa manera el niño/a no se sentirá tan intimidado por desconocer que es lo que se la va a hacer y estará más participativo/a. Si el niño está por debajo de esos valores considerados como “dentro de lo normal”, no significa que suceda algún problema en su agudeza visual, pero sí es conveniente tenerlo en observación y si se considera pertinente, derivarlo para un estudio más en profundidad, para descartar cualquier problema que ocasione esos valores bajos.

ninos-esbozados_23-2147515093
                          http://Vector de Niños diseñado por Freepik                                 

En  http://www.yodemayorquierover.es/ , proponen a los padres realizar esta prueba en “YO DE MAYOR QUIERO VER”. Pueden encontrar información de todos los Centros Ópticos que realizan esta prueba basado en los resultados de Inglaterra, uno de los pocos estudios que han conseguido estandarizar los rangos de agudeza visual de diferentes edades. En Murcia, encontrarán que somos unos de los pocos que realizamos esta prueba, siendo en Cartagena los únicos que la hacemos, en concreto en  ÓPTICA ALGAR en El Algar.

La importancia de esta prueba se hace evidente, sobre todo al comprobar que con esta sencilla revisión se pueden prevenir problemas derivados de la visión, que pueden afectar en un futuro, especialmente en el rendimiento de la etapa escolar y en la eficiencia visual. Dichos problemas, cuanto más tarde se le pongan solución, peor repercusión y más complicado será subsanarlos, lo cual es muy probable que vaya arrastrando a lo largo de su vida, llegando incluso algunos a tener una  relación con el llamado “fracaso escolar o desde pequeños dolores de cabeza, fatiga ocular,  hasta problemas astenópicos graves.

Gracias a toda la información y publicidad en los medios de comunicación, los padres se van concienciando de la importancia de una revisión visual en niños lo antes posible, siendo el percentil de agudeza visual una prueba básica para descartar de una forma rápida complicaciones graves que afecten a la visión.